porque hacer feliz a tus clientes es un buen negocio

¿Cuál es la diferencia entre un cliente que simplemente se siente satisfecho con tu producto o servicio, y otro que regresa una y otra vez, y que inclusive te recomienda con otros?
Todos hemos escuchado la importancia de tener clientes satisfechos en tu negocio. Sin embargo, es muy común que en nuestra mente, dividamos a los clientes de un negocio, en dos tipos o dos niveles de satisfacción del cliente: Clientes Satisfechos y Clientes Insatisfechos.
El día de hoy, quiero compartir contigo un tercer tipo de cliente, que pocos se enfocan en tener, pero que es el que hace la gran diferencia en su negocio.
Aquí te presento, los 3 niveles de satisfacción del cliente:

🙁 Cliente insatisfecho: No recibió lo que le prometieron y se siente molesto. Sus pensamientos son: “Me costó más que lo que recibí. Prácticamente me engañaron. No me parece justo. No sé cómo no han quebrado. Ni de loco regreso.” Y en cuanto se entera de alguien que piensa ir ahí, de inmediato le dice que no lo haga.
😐 Cliente satisfecho: Recibió exactamente lo que esperaba. No está enojado, no está súper contento, está normal. Su pensamiento al salir de tu negocio, es: “Ok, gracias.”
🙂 Cliente feliz: Recibió mucho más de lo que esperaba recibir. Está feliz y emocionado. Sus pensamientos son: “Me encantó este lugar. Nunca me habían tratado tan bien. ¡Nunca me imaginé que me darían todo eso! Todo el mundo debería venir aquí a comprar. Le voy a decir a mi  (mamá, hermano, tío, abuelo), que aquí venga. Y en cuanto pueda, yo también voy a regresar.”
Ahora, este es el efecto que ocurre en tu negocio con los tres niveles de satisfacción del cliente:
😐 Ten un cliente satisfecho contigo, y un día cuando alguien le pregunte, probablemente se acuerde de ti y le comente que ahí atienden bien.
🙂 Ten a un cliente feliz, cáele súper bien, haz que se sienta más que feliz de estar contigo, y se encargará de decirlo a un promedio de 5 de sus conocidos.
🙁 Cáele mal a un cliente, y se encargará de decirlo a todos los que conozca a la primera oportunidad que tenga, aunque no estén hablando de eso y también lo dirá a todos los que se entere que intentan comprar contigo, sean sus amigos o no.
Y entonces, ¿cómo tener un cliente feliz? Dale algo que nadie más le da. Dale algo que nadie de tu competencia le da. Dale más de lo que espera recibir. Lograrlo no es nada complicado, simplemente, ponte en su lugar y piensa: Si yo fuera el cliente, ¿qué me emocionaría en verdad recibir?
Finalmente, utiliza tu creatividad para pensar en opciones y darle algo que no te cueste mucho pero que sea muy emocionante y valioso para él.
Recuerda dejarme tus comentarios en la parte de abajo, los leo  y respondo todos personalmente.
¡Nos vemos pronto!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario